Poema El Deseo

En ese amor puro, hipnoticé mi deseo;

En el resguardo de lo imposible, cobijé mis alas;

En epopeyas errantes, creí alcanzar los labios del placer;

En la trágica mirada de mis latidos, perdí el compás de mis sollozos.

 

Caí rendido del fulgor de mis pasos;

Perdí el rumbo de mi designio;

Conjuré contra la vida y contra mi ser.

 

Me vestí con los hilos del tormento, y

Contemplé el cobijo de mis sueños en la mirada de la luna.

 

Como, el brillante paso de tus placeres,

Ignoraron con recelo mis pasiones.

 

Tan solo fue eso, el deseo.

 

Carlos MOs

Dejar un comentario

Agregar comentario